Saltar al contenido

Universidad Estatal de Moscú

En Moscú existe un lugar muy interesante. Es una pequeña ciudad con sus propias plazas, sus propias calles, sus propios monumentos históricos, teatros, museos, e incluso con sus propias tradiciones. Ésta es la Universidad Estatal de Moscú, la universidad más famosa de toda Rusia.

La impronta estalinista

El edificio principal es sin duda el más icónico e impresionante de todo el complejo de la universidad. Con una altura de 240 metros, el impresionante edificio principal de la universidad domina todo el campus. Desde lo alto de sus 36 pisos se puede tener una bonita vista de todo el complejo universitario moscovita. Además de su tamaño impresionante, también fue un hito para la arquitectura de la Unión Soviética, al tratarse del primer rascacielos construido por el régimen bolchevique.

Desde el edificio de Rectorado se gobiernan más de 40 facultades de todas las materias posibles. La cantidad de estudios es tal, que las facultades no sólo se encuentran dentro de este extenso campus, sino que ocupan varios espacios repartidos por todo Moscú.

Cuando se entra al interior de la edificación, la construcción es tan grande que parece un enorme laberinto. Los primeros estudiantes que pisaron las aulas de esta universidad popular debieron de sentirse impresionados ante la grandiosidad de la construcción y el lujo de los acabados en mármol.

Pero esta enorme construcción no sólo es un espacio administrativo. En el piso 24, a la altura de la primera terraza podemos encontrar un gran museo de ciencias naturales, donde podemos descubrir todo lo relacionado con la vida en nuestro planeta a través de animales disecados y paneles informativos. También podemos encontrarnos con clases de las Facultades de Geografía y Geología, las cuales utilizan el museo como aula práctica.

En la planta 31 se encuentra uno de los espacios más interesantes del complejo. Aquí, en el piso más alto de la impresionante estructura se encuentra una sala diseñada expresamente por Stalin para celebrar reuniones con los más destacados científicos de la Unión Soviética. Sin embargo nunca la llegó a utilizar, ya que murió unos meses antes de que el edificio fuera inaugurado.

El huerto del boticario

Aunque la Universidad Estatal de Moscú era un gran símbolo de la apuesta por el conocimiento de la Unión Soviética, la universidad no fue fundada tras la revolución de Octubre, sino que es muy anterior. De la época zarista pervive todavía el conocido como huerto del boticario.

Fundado por el Zar Pedro el Grande a comienzos del siglo XVIII para el cultivo de hierbas medicinales, el huerto se incorporó a la universidad un siglo después cuando fue adquirido a la casa imperial. Desde entonces es un jardín botánico de extremada belleza.

Hoy en día es un espacio abierto al público y de obligada visita si se está cerca de la universidad. También se utiliza como lugar de aprendizaje práctico para los estudiantes de las facultades de medicina y biología.

La Facultad de Biología

No solo la edificación principal de la universidad nos retrotrae al pasado estalinista. El interior de la Facultad de Biología también nos transporta a un tiempo pasado, donde los estantes llenos de muestras y botes de formol se encontraban en todas partes.

La facultad de biología es una de las más grandes de la universidad moscovita. Cuenta con treinta cátedras y cincuenta laboratorios. Los interiores apenas han cambiado desde su apertura. En los corredores todavía se pueden apreciar las paredes cubiertas de madera y las lámparas art decó. Sin duda la atmósfera nos permite viajar a tiempos pasados.

El aspecto clásico se ha mantenido tan inmutable a través de las décadas, que las productoras de televisión rusas suelen utilizar sus espacios para rodar series y películas de época.