Saltar al contenido

La Historia del KGB (3)

Con la fundación de la Unión Soviética en 1922 los servicios secretos se convirtieron en una piedra angular del régimen. Sin la existencia de una policía secreta operativa y altamente eficaz hubiera sido imposible mantener el sistema soviético sin fisuras durante más de 70 años. Los años 20 fueron los de la consolidación de los servicios secretos de la Unión Soviética.

La consolidación de la policía secreta soviética

En diciembre de 1922 los soviets celebraron el quinto aniversario de su servicio secreto. Los mejores soldados de la GPU desfilaron en la plaza roja y se celebró una gran fiesta en el teatro Bolshoi, en la cual Mijail Kalinin se dirigió al público con estas palabras: la humanidad entera debe estar agradecida a la Checa. La primera insignia de oficial de honor de la Checa fue otorgada a Dzerzhinsky.

Días después, cuando se reunió el primer congreso de los soviets de la recientemente creada Unión Soviética, el Comité Central del Partido decidió cambiar el nombre del servicio secreto una vez más. La GPU se convirtió en la OGPU, la Agencia Política del Estado Unificado. Esta organización debía vigilar no solamente a Rusia, sino a toda la Unión Soviética. Dzerzhinsky llegó a formar parte del gobierno soviético. Desde aquel momento en adelante, las principales cabezas de la policía secreta pasarían a situarse en las más altas instancias de todos los organismos del Estado y del Partido.

En 1923 la OGPU tenía numerosos adversarios fuera de la Unión Soviética. El enemigo recurrió con frecuencia a atentados terroristas. El distinguido diplomático soviético Vatslav Vorovsky fue tiroteado en Laussane, Suiza. En Rusia, la OGPU, famosa por sus métodos terroristas, deploró el asesinato y organizó una protesta pública contra el asesinato político.

A partir de 1922 a Occidente le resultaba muy difícil estar a la altura del servicio secreto exterior de la OGPU. La influencia soviética era especialmente intensa en Persia y Afganistán.

La muerte de Lenin

Pero el principal objetivo de la OGPU estaba dentro de la Unión Soviética. Lenin estaba muy enfermo y era esencial elegir un sucesor. Al mismo tiempo que las luchas internas del partido se hacían más intensas, Lev Trotsky, Mijail Bujarin, Lev Kamenev, Griegori Zinovievy Mijail Tomsky, parecían destacar como candidatos principales en la batalla por el poder. Pero sólo tres personas poseían realmente el poder: Trotsky, que controlaba el ejército rojo, Dzerzhinsky con la OGPU y Stalin con los Apparatchiks del Partido.

Lenin enfermo en 1923

El odio a Trotsky unía a Stalin y a Dzerzhinsky. En diciembre de 1923 Dzerzhinsky llegó a decretar que los seguidores de Trotsky eran enemigos del partido sin lugar alguno posible en la OGPU.

El día 21 de enero de 1924 Lenin moría. Durante los seis días siguientes, mientras la muchedumbre soviética lloraba al dirigente bolchevique, el Comité Central del Partido decidía quién se haría cargo del poder en el futuro. Dzerzhinsky presidía la comisión del funeral de Lenin. Cinco días después, pasaba a ocuparse del Soviet Supremo de Economía popular sin haber renunciado a su puesto principal de jefe de la OGPU.

Stalin continuaba siendo Secretario General del Partido Bolchevique. Lenin se había opuesto abiertamente, pero con la ayuda de la OGPU su testamento y sus últimas disposiciones fueron ocultados a la organización del Partido y a sus miembros.

El poder de la OGPU

En 1924 esta agencia política se había convertido en una institución muy bien organizada con cientos de miles de empleados, tanto oficiales como secretos, un gran número de servicios y departamentos y una gran cantidad de soldados que aventajaban a la mayoría de las unidades del Ejército Rojo, tanto en equipos como en entrenamiento.

El presupuesto anual de la OGPU, incluyendo los guardias fronterizos y a las unidades militares, era de cuatro millones de Rublos oro. El servicio secreto extranjero tenía un presupuesto de tres millones de Dólares. Los agentes de la OGPU disfrutaban de lujosos apartamentos y tenían acceso a tiendas especiales bien surtidas de artículos de calidad. Los miembros de la OGPU se consideraban como un grupo de escogidos, un Estado dentro del Estado.

Al mismo tiempo, tenían directrices especiales para hacer propaganda entre las masas y tener estrechas relaciones con ella para reforzar los lazos con la OGPU. Dirigidos desde arriba, muchos organismos soviéticos suministraban ayuda a las distintas unidades de la OGPU. Podría considerarse como la indestructible conexión entre el pueblo y el servicio secreto.

El generoso apoyo financiero y la experiencia permitieron al servicio secreto soviético llevar a cabo diversas operaciones que fueron coronaras por el éxito. Una de las más famosas fue la detección en 1924 de Boris Savinkov, un viejo y duro enemigo de los soviets. Savinkov era miembro de la organización militar de los Socialistas Revolucionarios. Había vivido en el exilio desde 1918 esperando que a los bolcheviques les cambiara la suerte.

La OGPU comenzó la cacería de Sabinkov. Entre 1921 y 1924 cientos de personas fueron arrestadas y acusadas de asociarse con él. Algunos traicionaron al jefe de los socialistas revolucionarios. Pero no se podía conseguir que Sabinkov mordiera el anzuelo y volviera a territorio soviético. No, hasta que le fue ofrecida la dirección de una organización secreta ficticia. El jefe del contraespionaje de la OGPU supervisó la operación, cuyo nombre en clave era Sindicato 2.

Juicio de Savinkov (de pie)

El agente de la OGPU Andrei Fedorov viajó al extranjero simulando ser un antibolchevique. Convenció a Sabinkov que los rusos esperaban su vuelta. Después de que Sabinkov y sus compañeros cruzaran la frontera, la OGPU los detuvo en Minsk. El tribunal emitió un veredicto sensacional: Sabinkov no fue ejecutado, sino condenado a diez años de prisión. Sin embargo, en mayo de 1925 se cayó de una ventana de su prisión. La OGPU dictaminó que había sido un suicidio.

El ascenso de Stalin

A lo largo de 1925 Stalin reforzó su posición. Su maniobra más importante fue cesar a Trotsky como jefe del Ejército Rojo. Pero  Mijail Frunze, su sucesor, demostró que era demasiado independiente y poderoso para el gusto de Stalin. Ese mismo año Frunze fallecía convenientemente durante una operación de cirugía. Se le había avisado de que no se operase, un hecho que nunca fue mencionado en los informes médicos que siguieron a continuación. Había existido una clara colaboración entre la policía secreta y médicos corruptos. El mando del Ejército Rojo fue asignado a Kliment Voroshilov, que era acérrimo seguidor de Stalin. Voroshilov había sido uno de los primeros agentes de la Checa.

En 1925 tuvo lugar otra lucha intestina por el poder en el seno del partido. Con el firme soporte de Dzerzhinsky, Sergei Kirov se convirtió en Secretario de la organización del Partido de la ciudad de Leningrado. Sustituyó a Grigori Zinoviev, jefe de la nueva oposición, quien estaba resuelto a demostrar la creciente influencia de Stalin.

Muchos historiadores creen que en sus últimos años de vida Dzerzhinsky recelaba cada vez más de Stalin. No obstante, su última aparición pública fue en apoyo del Secretario General. En el pleno del 26 de julio de 1926 se mostraría crítico ante los oponentes de Stalin Giorgi Piatakov y Lev Kamenev. Inmediatamente después de su discurso Dzerzhinsky sufrió un colapso. El médico acudió a atender al enfermo bastante tarde. Dos horas después, Dzerzhinsky fallecía.

Funeral de Dzerzhinsky

El funeral de Dzerzhinsky representaba una oportunidad importante para los bolcheviques. Fue la última vez que los dirigentes del Partido estarían juntos. El puesto de cada uno de ellos en la guardia de honor representaba su influencia política. Cuando enterraron a Dzerzhinsky, los bolcheviques dijeron adiós a un camarada, sino también a una época. El periodo que después sería llamado del Terror Revolucionario Romántico había terminado.

La sucesión de Dzerzhinsky

El 30 de julio de 1926 Viacheslav Menzhinski se convirtió en director de la OGPU. Menzhinski había nacido en 1874. Se licenció como abogado en la Universidad de San Petersburgo y se afilió a los bolcheviques en 1902. Después del golpe Octubre, había sido nombrado Comisario Popular de Finanzas y después Cónsul general en Berlín. En 1919 fue transferido a la Checa y llegó a ser posteriormente adjunto a Dzerzhinsky.

Menzhinski en 1933

Menzhinski era muy diferente de sus colegas. Provenía de la Intelligentsia. Era experto en física, química, le gustaba la astronomía y hablaba 20 lenguas. Era también un caballero, lo que parecía ser un serio inconveniente para una persona de su posición. Trotsky lo describió como un hombre en la sombra. Pero eso era justamente lo que Stalin necesitaba. El nombramiento de Menzhinski hizo que Stalin pasara a ser dueño absoluto de la OGPU. El segundo al mando de Menzhinski, Yagoda, llegó a ser una herramienta en manos de Stalin.